COLEGIO DE INGENIEROS TÉCNICOS DE OBRAS PÚBLICAS E INGENIEROS CIVILES

ACTUALIDAD

El CITOPIC en la Jornada de UP 'Igualdad y Profesiones'

 

El 4 de marzo, el CITOPIC estuvo representado a través de la Vicedecana de la Zona de Madrid, Maribel Santos, en la jornada “Igualdad y Profesiones. Un conversatorio”, que tuvo lugar en el Círculo de Bellas Artes. En este encuentro, la Secretaria de Estado para la Igualdad, Soledad Murillo, la magistrada María Emilia Casas, la presidenta de Unión Profesional, Victoria Ortega y la astrofísica Eva Villaver, dialogaron sobre su visión de la igualdad y discriminación bajo la perspectiva de género bajo la voz moderadora de Elisa G. McCausland, coordinadora técnica del Grupo de Trabajo sobre Igualdad de UP.

 

El CITOPIC en la Jornada de UP 'Igualdad y Profesiones'

 


Cada una de las intervinientes ha expuesto una parte de sí mismas al encontrarse con la falta de igualdad en sus carreras profesionales. María Emilia Casas contaba cómo su entorno familiar la apoyó siempre para ser independiente, pero a pesar de ello, ha sufrido y vivido la desigualdad y la discriminación y aún a día de hoy, la vive y la sufre porque es “un problema sistémico de nuestra sociedad”. Recordaba los años en que fue la primera (y hasta hoy única) presidenta del Tribunal Constitucional y reflexiona sobre “lo que se les exige a las mujeres no es lo mismo que se les exige a los hombres”, si bien es cierto que lo que antes era “muy grosero, hoy es sibilino” en el trato desigual de hombres y mujeres.

Por su parte, Eva Villaver aseguraba que cuando era pequeña y le preguntaban qué quería ser de mayor, ella siempre respondía “chico”, pues eran ellos quienes podían hacer lo que querían, incluso quienes podían salvar el mundo según el cine, no una mujer. La astrofísica, que ha desarrollado parte de su carrera profesional en la NASA, y hoy imparte clases en la Universidad Autónoma de Madrid, ha contado casos de injusticia y paternalismo sufridos en primera persona, cómo aprendió a escuchar “porque era invisible” o a firmar con iniciales para asegurarse mayor grado de atención.

Coincide Villaver con las opiniones expresadas en la mesa al asegurar que es importante comenzar en los inicios de la educación: “No hay que educar a las niñas para ser perfectas. A ellos se les enseña a arriesgar, a equivocarse..”. Además, es necesario “hacerse visibles, muy visitbles”, pues las chicas jóvenes necesitan referentes en los que mirarse.

Soledad Murillo ha narrado una significativa anécdota: cómo tuvo que inventarse que tenía un Lamborgini Murciélago para obtener la atención y el reconocimiento en el grupo que su cargo en el Ministerio de Trabajo no le otorgaba en una reunión de la Alianza de Civilizaciones para lograr la escucha que buscaba para un grupo de empresarias.

La Secretaria de Estado destacó los casos de “malversación” de la conciliación, de la posibilidad de la mujer de disponer de su tiempo y de su agenda, de la manera en que la sociedad no se ha adaptado a la incorporación masiva de la mujer al mercado laboral y la importancia de lograr un cambio de cultura que consiga aceptar en las empresas la utilidad de un permiso de partenidad de 16 semanas que redunde en co-responsabilidad real.

Victoria Ortega, en su turno de palabra, hace también al Informe del Consejo General de la Abogacía Española sobre Igualdad en la profesión, que ponen de manifiesto que “la discriminación solo la percibe quien la padece”. En el sector legal, donde la presencia femenina es muy amplia en las bases, pero conforme subimos en la pirámide, observamos que en los puestos de responsabilidad, en este como en la mayor parte de los sectores profesionales, las mujeres son una minoría. De los 110 miembros que componen el Consejo General de la Abogacía del Estado, sólo 16 son mujeres; de las 50 universidades públicas que hay en nuestro país, solo hay 7 rectoras en el cargo,. destaca a modo de ejemplos.

Los comentarios y debate con las personas asistentes y sentadas entre el público sirvió para constatar la lentitud de los numerosos cambios que aún son necesarios para lograr un avance destacado de las tasas de igualdad entre hombres y mujeres en el ámbito profesional.